fbpx

El cambio exige un liderazgo VICA efectivo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El mundo cambió repentinamente. Nuevos espacios y formas de trabajar aparecieron en escena y el trabajo remoto se tornó masivo de la noche a la mañana. En este entorno muchos líderes se han visto obligados a desarrollar nuevas habilidades para actuar de manera efectiva en un escenario VICA (volatil, incierto, cambiante y ambiguo), que lejos de ser transitorio, representa el inicio de una nueva era para colaboradores y organizaciones.

Un liderazgo VICA efectivo debe activarse en torno a la coordinación de 4 skills:

  1. Asegurar contención y seguridad psicológica. El líder primero necesita autocontenerse y, para ello, debe conectarse con sus propios sentimientos y estados emocionales. Luego podrá otorgar contención emocional al equipo, brindándoles un espacio psicológicamente seguro
    que les permita, por ejemplo, equilibrar las demandas laborales y familiares.
  2. Comunicar sensibilizando. Esta habilidad es primordial, ya que refuerza la sensación de bienestar necesaria para fortalecer una sana dinámica interior, que permita eficientemente orientar, definir plazos, responsables, acompañar avances, identificar oportunidades de mejora y dar feedback de forma consistente. Sobre todo, en tiempos de trabajo remoto y reuniones virtuales, los líderes necesitan tener una excelente capacidad de escucha, y transmitir mensajes claros, objetividad y alineación de expectativas, para promover la colaboración e involucrar a su gente con el propósito.
  3. Validar al equipo. Para ello, primero hay que definir acuerdos y establecer objetivos, asegurándose de brindar las mejores condiciones y herramientas para que el equipo pueda desempeñar sus actividades y desplegar su máximo potencial. De esta manera, se refuerza el accountability, pauteando la autonomía y confianza individual para que cada uno entienda de qué forma su trabajo impacta positivamente a la organización, y se sienta a su vez, responsable por el éxito de sus atribuciones y proyectos.
  4. Gestionar los desafíos. Cumplidas las 3 habilidades anteriores, se pasa a la acción final. El líder VICA que realmente sabe gestionar, se conecta consigo mismo y con cada uno de los integrantes de su equipo de manera geniuna, pudiendo comunicar un propósito común que promueve la colaboración, al reconocer aquellas actitudes que marcan la diferencia.

“La tarea del líder es llevar a la gente desde donde está, hasta donde no ha estado” Henry Kissinger”.
Esta frase inspira el desafío que surge ahora para los líderes, que deben tener la capacidad de evaluar y dar sentido al panorama VICA, ofreciendo al equipo el soporte adecuado para que puedan enfrentar esta pandemia de la mejor manera, donde lo único que importa es el presente, el conectarse con el aquí y el ahora.

Carolina Guzmán, Directora Ejecutiva de Worki